//
you're reading...
Editoriales, Noticias

Cristina suma conflictos en campaña

Por Eduardo Van Der Kooy

Cristina Kirchner vive, desde la muerte de Néstor Kirchner, en estado de gracia política . ¿Sigue viviendo así? El interrogante no surge, solamente, por las derrotas electorales en Capital –dos veces– y Santa Fe, cuya dimensión nacional resulta difícil mensurar. Hay otros episodios y conflictos que estarían denunciando que aquel tiempo feliz e imperturbable habría comenzado a escurrirse.

Sucede lo que el kirchnerismo nunca imaginó. Que varios de los íconos que en estos años agitó como bandera ya no serían lo que, en algún momento, parecieron ser. Para peor, el fenómeno irrumpe en los meses en que la Presidenta juega su permanencia en el poder.

El Gobierno continúa afincando su discurso en el modelo de inclusión social y de caída de la pobreza. La estampida en Jujuy, casi fuera de control político e institucional, estaría demostrando lo contrario . Las réplicas en Tucumán, también. El kirchnerismo se mostró siempre, además, como un cuerpo político macizo y orgánico, en el poder o en el llano: las rupturas de Alberto Fernández, el ex jefe de Gabinete, y de Graciela Ocaña, ex titular del PAMI y de Desarrollo Social, en graves términos , trasuntarían un grado de descomposición.

La autobiografía relatada por Cristina parece haberse divulgado en un momento inoportuno y con dudas sobre su fidelidad. Ocaña ahora, como Alberto Fernández la semana pasada, retrucaron reinvenciones del pasado hechas por la Presidenta. La ex ministra de Desarrollo Social reveló un pedido de protección presidencial a favor de Juan José Zanola, cuando inició la investigación por la mafia de los remedios. El sindicalista bancario cayó preso por decisión del juez Norberto Oyarbide.

Cristina no mencionó ese episodio en su libro, pero consideró un error suyo el nombramiento de Ocaña. No explicó, en cambio, por qué razón le pidió a la ministra que siguiera en el cargo cuando presentó su renuncia, una semana después de la salida de Alberto Fernández, en julio del 2008.

La política de derechos humanos ha sido otro de los puntales. El escándalo Schoklender, por maniobras financieras dolosas en la construcción de viviendas humildes, echó las primeras sombras sobre Hebe de Bonafini, jefa de las Madres de Plaza de Mayo . Los resultados negativos en el cotejo de los ADN de los hermanos Noble Herrera con el Banco Nacional de Datos Genéticos de familiares de víctimas de la dictadura, desairan a las Abuelas de Plaza de Mayo y al propio kirchnerismo . Aquel cotejo no está concluido pero la jueza a cargo, Susana Arroyo Salgado, luego de la feria juidicial, resolvió tomarse vacaciones hasta el 23 de este mes. Una semana después de las internas abiertas y obligatorias.

El saneamiento de la Corte Suprema fue una de las tareas más reconocidas a Kirchner. Ese Tribunal mantiene momentos de tensión con el Gobierno. Pero ahora sobrelleva una tensión interna producto de un traspié de uno de sus miembros más notables: Raúl Zaffaroni. El juez está envuelto en una polémica por el descubrimiento de que en algunos departamentos de su propiedad se ejercía la prostitución . Aquella polémica pudo haberse acotado, al menos en sus efectos políticos, si Zaffaroni hubiera tenido una reacción pública inicial más ajustada al sentido común .

Cristina dijo en junio que para finales de este año se habrán terminado de construir 800 mil viviendas en el país desde que el matrimonio llegó al poder en el 2003. Es decir, cerca de 100 mil viviendas anuales. La cifra resulta inverificable.

Pero parece claro que Jujuy está fuera de ese mapa . Algo similar ocurriría con los niveles de pobreza (9,9%) e indigencia (2,5%) que divulga como verdaderos el INDEC. Tampoco aquella provincia del extremo norte entraría en esos cálculos.

El drama social de Jujuy es el de un montón de provincias . Pero en aquella comarca se aunaron, también, las debilidades política e institucionales y las necesidades de campaña que posee el gobierno de Cristina.

El puente entre Jujuy y la Casa Rosada es Eduardo Fellner, el presidente de la Cámara de Diputados y aspirante de nuevo en octubre a la gobernación.

Fellner dejó en el 2007 en su sillón a Walter Barrionuevo, actual mandatario. Pero en estos años el kirchnerismo, desde Buenos Aires, le supo construir al gobernador un poder casi paralelo.

El de las organizaciones sociales que encabeza la dirigente piquetera Milagro Sala. Barrionuevo se quejó muchas veces, sin fortuna, de la fortaleza política de esa mujer.

Sala es, junto a Hebe y Estela Carlotto, una de las dirigentes sociales dilectas de Cristina. Se han tejido muchas leyendas en torno a las andanzas de esa mujer. Pero es cierto que recibió subsidios millonarios de parte del Gobierno que supo volcar en asistencia social. Hay 1.800 viviendas impulsadas por ella que se ven y se tocan. Hay también cosas extravagantes para las necesidades básicas insatisfechas que tiene la zona: la construcción de un parque acuático y el plan de ejecución de un shopping. El senador radical Gerardo Morales ha denunciado a Sala por enriquecimiento patrimonial y por una supuesta deuda con la AFIP de casi 450 mil pesos.

Sala está activa desde que se desató el pleito social con más de medio centenar de ocupaciones. Se supo de un duro intercambio con Barrionuevo en los primeros días de la crisis a quien le recriminó la inacción. El gobernador habría confesado problemas para movilizar a la Policía provincial. Cuando lo consiguió, llegaron los cuatro muertos por desalojos. La dimensión del caos jujeño quedó a la vista.

Sala solicitó directamente en la Casa Rosada la separación de Barrionuevo. Lo evitó la intervención de Fellner. Para el candidato, la profundización de la crisis constituiría un pésimo prólogo electoral. También para Cristina. Hubo una improvisación a las que suele recurrir el kirchnerismo cuando las papas queman. Se anunció un plan de otorgamiento de tierras para los necesitados que acrediten radicación en la provincia. Muchos de los ocupas no son de allí.

Aquel plan requiere de la aprobación de la Legislatura provincial, encendida por la campaña y los conflictos. Tampoco el gobierno jujeño tiene en claro cuáles podrían ser los terrenos disponibles para lotear. La gente que reclama debe inscribirse previamente en un registro. Mucho trámite para semejante urgencia.

Jujuy se mueve sobre una cornisa.

Ricardo Lorenzetti, en cambio, logró apaciguar los ánimos alterados en la Corte Suprema. El problema que incumbe a Zaffaroni también levantó una bruma espesa entre los miembros del Tribunal. Ninguno desconfía del juez afectado. De hecho, no existen evidencias de que haya cometido delito.

En todo caso, una falta ética o exceso de indolencia .

Pero la mayoría considera que, frente a la sonoridad de la denuncia, se habría dejado estar.

“Raúl es así. Su mundo es la Justicia, la política y los viajes” , justificó uno de los magistrados. Lorenzetti subrayó, sobre todo, la necesidad de una explicación.

Como hombre del derecho y la política, Zaffaroni pareció reaccionar con lentitud de reflejos. ¿No hubiera sido mejor, tal vez, una explicación expeditiva que adjudicar el problema sólo a la mala intención y a la campaña? Una explicación se conoció dos semanas después del incidente de los prostíbulos, pero refirió a una cuenta suya en Suiza. El juez no supo aprovechar debidamente su capital de prestigio y credibilidad.

Tampoco podía pretender escaparle a la campaña.

Zaffaroni nunca ocultó cierta afinidad ideológica, en varios temas, con el kirchnerismo . Otros jueces quizás también la tengan. O, por el contrario, disientan con las conductas y procederes del Gobierno. Pero prefieren mantener la asepsia pública en un cargo de tanta importancia y responsabilidad institucional. Los propios colegas de la Corte saben, por ejemplo, que Zaffaroni tiene un esbozo de proyecto de reforma constitucional que, conjeturan, podría ser funcional a la continuidad de Cristina, si gana en octubre, luego del 2015.

No fueron demasiado secretos encuentros suyos con funcionarios del Gobierno. Blanqueó alguna comida en su casa con Amado Boudou. El ministro de Economía fue uno de sus malos defensores . Primero parangonó el problema con el escándalo Schoklender. Luego dijo que el juez “tiene la simpleza de los genios ”, como toda explicación al problema de los departamentos donde se ejercía la prostitución. Los K tampoco le tendieron una buena mano a Zaffaroni.

La oposición desplegó ante el episodio, como siempre, un abanico. Esa oposición enfrenta a Cristina pero mantiene una puja interna para arribar al podio en las internas abiertas y obligatorias que asoman. Esas internas podrían ser esclarecedoras sobre octubre. Elisa Carrió pidió la renuncia de Zaffaroni, Ricardo Alfonsín también aunque luego reculó, Hermes Binner apenas sobrevoló el tema. Eduardo Duhalde se emparentó con Lorenzetti.

La oposición no logra aún comprometer a Cristina. Los apremios para la Presidenta afloran todos los días desde su propio Gobierno.

Es llamativa la cantidad de desaciertos, la ausencia de una noción de orden y de una conducción . ¿La imagen de Cristina sufre? ¿Su porvenir electoral se carga de incertidumbre? Las encuestas no tienen ese registro. Esas encuestas tampoco detectaron los deslizamientos populares subterráneos en Capital y Santa Fe.

Cuando la sociedad usa las urnas, recién surge la verdad .

Copyright Clarín 2011

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Dolar hoy

24 hs gold price [Most Recent Quotes from www.kitco.com] Franco Suizo las 24 hs [Most Recent Exchange Rate from www.kitco.com] Yen las 24 hs [Most Recent Exchange Rate from www.kitco.com] Euro las 24hs [Most Recent Exchange Rate from www.kitco.com] Libra 24 hs [Most Recent Exchange Rate from www.kitco.com] Cobre las 24 hs
[Most Recent Quotes from www.kitco.com]
A %d blogueros les gusta esto: