//
you're reading...
Nacionales

Cristina se queja del dólar pero compró más de US$ 3 millones (¡…!) ni ella cree en la política antiinflacionaria de Guillermo Moreno

(N. de la R.: A Cristina le apetece el dólar estadounidense como al resto de los argentinos. Más bien es una tradición familiar: cuando su marido muerto Néstor se llevó el dinero de Santa Cruz, fue para colocarlo en dólares estadounidenses, y así lo mantuvo inclusive en el traspaso a Suiza de ese dinero de administración nunca transparente. A Cristina le apetece el dólar estadounidense pero intentó trabar la venta al público porque ella exigía que los recursos en moneda extranjera permaneciera en el banco pese a los rumores de que habría una “profundización del modelo” (¿?). Ahora, si Cristina tiene depósitos en dólares estadounidenses es porque supone que así preservará más ese dinero que manteniéndolo en pesos argentinos, pese a la elevada tasa de interés doméstica que se paga (y que Guillermo Moreno ahora promete bajar). O sea que la propia Presidente desconfía de su propia política antiinflacionaria, ¿por qué no habrían de hacerlo millones de argentinos, aún muchos de quienes la votaron?)

 
 
 
Van para 4 años que Cristina Fernández dijo aquello de que los presidentes latinoamericanos se parecen cada vez más a sus pueblos.
           
Lo hizo por primera vez el 9 de diciembre de 2007, un día antes de asumir la presidencia de la Nación, cuando se lanzó el “Banco del Sur”.
           
El Banco es todavía una promesa, pero desde entonces Cristina repitió varias veces su frasecita, que tal vez le parezca inspirada y profunda.

Es cierto, en todo caso, que la Presidenta se parece mucho al pueblo argentino en la práctica de ahorrar en dólares.
          
Hasta se diría que en eso lo excede.
          
Según su última declaración jurada, Cristina Fernández, viuda de Kirchner, mantenía el año pasado más de tres millones de dólares (exactamente, US$ 3.066.632) en plazos fijos en la moneda estadounidense.
           
Esto es, cerca del 20 % de su cuantiosa fortuna personal, que incluye valiosas propiedades conseguidas a precios de ganga y alquiladas a valores fabulosos a contratistas del Estado.

La mimetización de la Presidenta con su pueblo en el hábito de pasar a dólares los pesitos que sobran se extiende al gabinete.
          
Según las declaraciones juradas de Cristina, 5 de sus ministros (Amado Boudou, de Economía; Julio De Vido, de Planificación; Julio Alak, de Justicia; Carlos Tomada, de Trabajo, y Héctor Timerman, de Relaciones Exteriores), sus 2 principales espías (los santacruceños Héctor Icazuriaga y Francisco Larcher, números 1 y 2 de la ex SIDE ), su recaudador de pesos (y ahora cancerbero de dólares), Ricardo Echegaray, y el atribulado presidente de Aerolíneas Argentinas, Mariano Recalde, ellos 10 solitos tienen poco más de US$ 4,5 millones de sus ahorros en verdes, a un promedio de US$ 452.000 por cabeza.
           
Declarados.

Si, por seguir con el ejercicio, supusiéramos que el 1 % de la población ahorra una cantidad similar de dólares a la de la Presidenta y sus muchachos ( y que nadie del 99% restante tiene un solo dólar en el chanchito, caja de seguridad, colchón o lo que fuere) harían falta más de US$ 180.000 millones para enjugar tanto ahorro.
             
Hablamos aquí sólo de dólares-billete, retenidos en el país, no de activos denominados en dólares, ahorros en el exterior o cosas del estilo.
            
Y la cuenta supera los US$ 180.000 millones. ¡Vaya!

El ejercicio viene a cuento de las teorías conspirativas que el gobierno viene desgranando desde que decidió intervenir a lo bruto para impedir que la gente compre dólares.
            
Como era previsible, la intervención, lejos de solucionar el problema, lo ahondó.

Es curioso, pero a menudo los propios funcionarios exponen datos que desmienten sus teorías.
           
Por caso, para abonar la tesis conspirativa, Mercedes Marcó del Pont, la presidenta del Banco Central, cuya misión primaria es garantizar la estabilidad de precios (esto es, combatir la inflación) les dijo hace poco a los inteleKtuales de Carta Abierta que en el último año sólo el 11% de los argentinos mayores de 18 años compró dólares y que el 7% de las compras de particulares y empresas fue por menos de US$ 1.000.

Ergo, unos 3,3 millones de personas compraron dólares. Y el 93% de las compras superó los US$ 1.000.
          
Ahí nomás aparecen – por lo bajo – entre US$ 12.000 y US$ 15.000 millones de compras en un año. Y a Marcó del Pont le parece poco.

Según las propias estadísticas del Banco Central, al 28 de octubre pasado, antes de que entrara en vigencia el ” corralito verde “, había en el sistema financiero argentino depósitos en dólares por US$ 14.832 millones, 48% de ellos ” a la vista ” (cuentas corrientes o cajas de ahorro ) y 52 % a plazo fijo.
          
Sólo 28% del total estaba constituido a más de 60 días.
          
Y sólo 8% (US$ 1.155 millones) era en depósitos superiores al US$ 1 millón.
 
Así que al menos en ese aspecto, y a pequeña escala, porque no cualquiera tiene la fortuna de los Kirchner, es cierto nomás: los argentinos nos parecemos a nuestra Presidenta.

Aun así, habiendo exhibido torpemente su nerviosismo y mientras asiste a las consecuencias, el gobierno no termina de reconocer el problema de la inflación y que en los últimos años, cortesía del “modelo”, ahorrar en pesos ha sido ruinoso.
          
En el último año, por caso, quien guardó pesos a plazo fijo perdió, en promedio, entre 12% y 16% del poder adquisitivo de sus ahorros.
           
Los que lo hicieron en dólares también perdieron, pero con la expectativa de un resarcimiento posterior.

También es paradójico que las teorías conspirativas apunten a los bancos, uno de los sectores más beneficiados por las políticas oficiales (la pérdida de los tenedores de moneda nacional es en buena medida la contrapartida de sus beneficios ), al punto que en 2010 registraron ganancias por $ 11.780 millones.
           
Lo hicieron casi sin asumir riesgos, atizando los créditos al consumo y personales, los más rentables.
           
Financieramente para los bancos, por las altísimas tasas que cobran, y políticamente para el gobierno, por la sensación de fiesta continua.

Mientras, el crédito hipotecario siguió esfumándose. Un cable de Wikileaks mostró incluso la complicidad del gobierno y el titular de los bancos nacionales, Jorge Brito, en la estrategia de anunciar líneas hipotecarias que luego no se implementarían. Lo que contaba era el “efecto atril”, multiplicado por la red de medios oficiales y paraoficiales.

Por suerte, además de invocar los fantasmas del dólar, el gobierno dio señales de que es consciente de que no puede seguir la fiesta de los subsidios.
           
La crisis en Aerolíneas Argentinas, tal vez la única empresa aerocomercial del mundo que recibe más de 1/3 de sus ingresos en subsidios y pierde US$ 2,5 millones por día, es sólo una muestra de esa orgía dilapidadora de fondos que ahora comienzan a escasear.

Nada que no se pueda solucionar gobernando y administrando. La Presidenta tiene todo un mandato por delante para hacerlo.

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Dolar hoy

24 hs gold price [Most Recent Quotes from www.kitco.com] Franco Suizo las 24 hs [Most Recent Exchange Rate from www.kitco.com] Yen las 24 hs [Most Recent Exchange Rate from www.kitco.com] Euro las 24hs [Most Recent Exchange Rate from www.kitco.com] Libra 24 hs [Most Recent Exchange Rate from www.kitco.com] Cobre las 24 hs
[Most Recent Quotes from www.kitco.com]
A %d blogueros les gusta esto: