//
you're reading...
Nacionales

El Gobierno está jugando con fuego

Por Eduardo Van Der Kooy

Con la política cambiaria y la inflación, Cristina anda por un callejón incierto. La única respuesta es la agudización de los controles. Otras inconsistencias de la economía complican el panorama. La rescisión del contrato con TBA fue correcta aunque tardía. Las razones esgrimidas, increíbles.

El escándalo que salpica a Amado Boudou es sólo una fantasía periodística. La inflación responde a una artimaña opositora o a un cálculo perverso de los economistas liberales y anti K. Los dólares tampoco se fugan , según le gritó Beatriz Paglieri, asistente de Guillermo Moreno, al periodista Eduardo Anguita, que suele comulgar con las posturas del Gobierno. La rescisión del contrato con la empresa TBA no tiene relación , a juicio de Julio De Vido, con el accidente ferroviario de Once, ocurrido hace tres meses, que dejó 51 muertos. Ese constituye apenas un tramo del espeso relato kirchnerista de este tiempo plagado de complicaciones.

Ese relato posee la sustancia compacta de la negación . Una herramienta que Cristina Fernández, sobre todo, logró usar con buenos réditos durante el ciclo de los Kirchner. Pero el tiempo transcurre, los problemas se acumulan, las condiciones cambian y se afianzan los riesgos concretos del divorcio con la realidad. Tampoco habría que echarle todo el fardo a la Presidenta y al kirchnerismo.

El peronismo ha mutado también en una expresión política temerosa y de pensamiento fofo . El plenario pejotista de la semana pasada se atrevió sólo a jurar lealtad a Cristina. Ni una línea sobre todo lo demás. Se trata de la principal organización partidaria de la Argentina que ejerció el poder 21 de los 30 años de la reconquistada democracia. Si así está el oficialismo, encolumnado en octubre pasado con el 54% de votos de Cristina, ¿c uánto se le podría exigir ahora mismo a la empobrecida oposición? Antes Kirchner y ahora Cristina, prefirieron eludir la resolución de muchos problemas y los enfrentaron con aquella negación y una implacable práctica de su poder.

El caso de Boudou es un hito . A la Presidenta le importó más evitar costos para su figura y aplazar las presuntas pruebas de un delito, que darle un barniz de transparencia al sistema. Por ese propósito produjo un auténtico estropicio en el Poder Judicial: tumbó al procurador general, Esteban Righi; azuzó la recusación del juez original de la causa (Ciccone Calcográfica), Daniel Rafecas; condicionó al nuevo magistrado a cargo, Ariel Lijo, y detonó el apartamiento del fiscal Carlos Rívolo. Después de ese gasto monumental, arreciaron nuevas pruebas que develarían el vínculo negado entre Boudou y Alejandro Vandenbroele, su supuesto testaferro.

Esas pruebas saldrán a la luz antes o después, pero la historia del vicepresidente no auguraría ningún final político feliz.

Ese epílogo podría asomar no bien el Gobierno deje de tener la aparente invulnerabilidad que exhibe hoy. Pero la tormenta, según la visión del kirchnerismo, habría sido capeada ahora mismo con una ventaja: el prepoteo del poder ha producido entre una parálisis y un retraimiento del Poder Judicial.

“Nos cuentan todos los días las costillas” , confió un viejo juez peronista que recordó que las presiones del menemismo en los 90, comparadas con la de esta hora, asemejaban a juegos para jardines de infantes.

La negación y el poder bruto pueden alcanzar para domesticar un tiempo prolongado, quizás, a la política. Para someter también a las instituciones. Pero ninguna economía es capaz de digerir eternamente esas reglas, sin manifestar trastornos severos. El dólar se ha convertido en un dilema para Cristina.

Se trata del peor dilema : aquel que desde la década del 70, luego de la tremenda devaluación del peronista Celestino Rodrigo, signa el humor, los miedos y las desconfianzas de nuestra sociedad.

La cuestión del dólar, como tantas otras cosas, está en manos de Moreno. El supersecretario utilizó para compensar la falta y fuga de dólares un método similar con el cual escondió a la inflación. En este caso, destruyó el INDEC y las estadísticas. Para el dólar recurrió a controles policiales, casi pamplinescos . Los perros husmean billetes en la calle como si se tratara de droga. Una pareja de turistas brasileños fue abordada por uno de ellos en Plaza San Martín. Un agente les incautó una suma que la mujer llevaba en la cartera. Habría radicada una denuncia.

Semejante espectáculo en vez de apaciguar los ánimos, los caldean. Los cepos desmesurados, también: ¿no lo sería, acaso, la vigilancia sobre turistas y agencias que planean y organizan viajes por necesidad, trabajo o placer? Eso explicaría el constante goteo en los bancos de los depósitos en dólares. También el incremento de la fuga de capitales, aunque Paglieri suponga que decirlo constituye un acto de traición a la patria.

El mes pasado cerró con una salida de US$ 1.500 millones.

Durante mayo esa tendencia orilla los US$ 350 millones semanales. Cuando tantas cosas suceden con el dólar la gente presume que nada bueno ocurre en la economía. Y el hormigueo hace estragos en un mercado paralelo pequeño, que con un movimiento apenas superior a los $ 1.000 millones abrió la semana pasada una brecha que osciló en el 35% entre el dólar oficial y el no oficial.

Moreno viene fracasando en su pretensión de calmar la ansiedad por el dólar.

La inflación acumulada en estos años ya es como un barril de pólvora.

Existen razones consecuentes entre una y otra anomalía. Está claro que la inflación produjo un desfase en el tipo de cambio. Por otra parte, el dólar se ha fortalecido en el mundo y el principal socio comercial de nuestro país, Brasil, devaluó más de un 25% en los últimos seis meses. ¿Nadie se percata en el Gobierno sobre esa realidad? En este punto empezaría a tallar la política a la par de la economía. Demasiadas cosas estarían patas arriba en el Gobierno. La economía la maneja Moreno mientras el ministro Hernán Lorenzino oficia de viajero y espectador. La política cambiaria está distante de Mercedes Marcó del Pont, la titular del Banco Central: su lugar lo ocupa el jefe de la AFIP, Ricardo Echegaray. Dicen que Cristina ha leído en los últimos tiempos mucho de teoría económica. Pero el dinero y los negocios los manejó siempre en vida Néstor Kirchner. Desde la renuncia de Roberto Lavagna y la muerte del ex presidente, el Gobierno quedó huérfano de ministro de Economía.

Tal vez esa orfandad explique la inacción oficial de estos días. Tal vez aquel grupete de funcionarios no sepa muy bien cómo transitar el callejón en el cual parece metido. Dos economistas, ambos heteredoxos y peronistas, señalan que resulta inentendible que un Gobierno con US$ 47.000 millones de reservas no haya frenado la corrida inundando el mercado con dólares. Como lo hizo un par de veces en estos nueve años. Esa maniobra debió ser previa al desdoblamiento del tipo de cambio. Del mercado doble no se regresa sin peligros en una sociedad donde el dólar representa un patrón casi cultural.

El Gobierno sabe de peligros. Sabe además de audacias y engaños. Esos componentes rodearon la decisión de Cristina y el anuncio de De Vido de rescindir la concesión de las líneas Sarmiento y Mitre a TBA, perteneciente al grupo Cirigliano.

Ya pasaron tres meses desde aquella tragedia en Once.

El kirchnerismo no parece medir con varas parecidas su vínculo con los grupos empresarios. Toleró a TBA a cargo de la explotación ferroviaria pese a la existencia de no menos de cuatro informes de la Auditoría General de la Nación que denunciaron las deplorables condiciones del funcionamiento del servicio. En una ruleta de vida o muerte jugaron involuntariamente hasta la tragedia millones de usuarios del Sarmiento. Entre el enojo de Cristina con la petrolera YPF y su intervención y expropiación, en cambio, mediaron apenas tres semanas .

Las argumentaciones de De Vido en este caso, como en otros, resultaron sorprendentes. Sostuvo que la rescisión no tuvo “nada que ver” con el accidente. Dijo que tal rescisión “es culpa del concesionario a raíz de las deficiencias técnicas del servicio”. Deficiencias que el Gobierno conocía desde que llegó al poder en el 2003. De Vido tuvo un coro de funcionarios que recitó sin deslices la misma letra. No habría espacio para errores: esa letra fue dictada por la Presidenta que, desde el primer día, intentó aislar a su Gobierno de cualquier responsabilidad política con la tragedia .

¿Habrá sido sólo por eso? ¿O para aliviarle también a TBA la carga final en el proceso judicial que conduce el juez Claudio Bonadio? Cuatro días antes la empresa, en su último comunicado, responsabilizó al chofer por el accidente y denunció que condujo con la resaca de una noche de alcohol.

El ministro de Planificación hizo también una reseña de la decadencia ferroviaria argentina que unió con una imaginaria parábola entre la Revolución Libertadora y el menemismo. Después, el esplendor: el arribo de Kirchner al poder habría marcado el supuesto inicio de una transformación para el transporte sobre rieles.

Difícil encontrar un extracto de la historia tan arbitrario y necio.

Nunca el kirchnerismo tiene piel para hacerse cargo de ningún fracaso.

Cristina habló, al pasar, de “errores” en la evocación del 25 de Mayo. Fue tan encomiable y prolongado el autoelogio que derramó sobre su Gobierno y el de Kirchner que aquella autocrítica se perdió como una fugacidad. Los hombres de la Revolución de 1810 parecieron reducidos a una miniatura cuando la Presidenta proclamó, aludiendo a los años kirchneristas: “Le hemos devuelto a los argentinos la Patria que les habían arrebatado” .

Cristina se muestra enamorada de esta historia. Tan entretenida con ella misma, también, que quizás no esté advirtiendo –con el dólar y la inflación– la inconveniencia de jugar con fuego.

Copyright Clarín 2012

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Dolar hoy

24 hs gold price [Most Recent Quotes from www.kitco.com] Franco Suizo las 24 hs [Most Recent Exchange Rate from www.kitco.com] Yen las 24 hs [Most Recent Exchange Rate from www.kitco.com] Euro las 24hs [Most Recent Exchange Rate from www.kitco.com] Libra 24 hs [Most Recent Exchange Rate from www.kitco.com] Cobre las 24 hs
[Most Recent Quotes from www.kitco.com]
A %d blogueros les gusta esto: