//
you're reading...
Editoriales

House y Wilson, son un homenaje a Holmes y a Watson

English: Sherlock Holmes (r) and Dr. John B. W...

English: Sherlock Holmes (r) and Dr. John B. Watson. Illustration by Sidney Paget from the Sherlock Holmes story The Greek Interpreter. Français : Sherlock Holmes (à droite) et le Docteur Watson (à gauche), illustration de Sidney Paget pour la nouvelle intitulée L’interprète grec. Русский: Шерлок Холмс (справа) и доктор Ватсон. Иллюстрация Сидни Паджет к рассказу “Случай с переводчиком”. עברית: שרלוק הולמס וד”ר ווטסון כפי שצוירו על ידי סידני פאגט (Photo credit: Wikipedia)

Si Sherlock Holmes volviera como médico, podría parecerse al Dr. Gregory House, el diagnosticador brillante, pero con problemas, de la serie Doctor House.

Para detectar extraños problemas y raras aflicciones con toda exactitud, luego de que otros médicos trataron de acertar con la enfermedad correcta y fracasaron, House y su equipo tienen que pasar por pistas fisiológicas falsas y obstrucciones psicológicas, para determinar qué es lo que aqueja a la desafortunada víctima del momento.

Se trata de la combinación perfecta de dos profundas fascinaciones del mundo moderno: la historia de misterio y los diversos problemas de nuestro organismo, y eso es lo que hace de Doctor House la más popular de las series de televisión. Es evidente que los guionistas y productores se divierten tanto como el público en el proceso de desentrañar sombras como la porfiria (que hace que la orina se vuelva púrpura), la enfermedad de Wilson (en la que el organismo reacciona al cobre) o el ductus arteriosus, que hace que los pulmones del paciente se derrumben ante el estrés.

Si bien el programa está en su séptima temporada (en la Argentina se estrenará el jueves 28 de octubre), no da muestras de que su material se esté agotando. La falta de enfermedades a abordar nunca ha constituido un problema, según el creador del programa, David Shore. “Parece no haber límites a las formas en que el organismo humano puede fallar”, dice. Shore es un gran admirador de Holmes: House y su colaborador más confiable, Wilson, son un homenaje deliberado a Holmes y a Watson.

Por otra parte, según la doctora Lisa Sanders, de la Facultad de Medicina de Yale, la asesora médica más importante del programa, los médicos son los herederos naturales de la tradición holmesiana. “Si se conoce a Sherlock Holmes -dice Sanders- se sabe que habría sido médico si hubiera podido”. Y agrega: “El problema era que en aquellos días no había forma de hacer un diagnóstico definitivo, e incluso de haberla, no se podía hacer nada al respecto. Por eso no podía ser médico.” Sanders se siente fascinada desde hace años por lo que llama la “historia de misterio que hay en el fondo del encuentro entre médico y paciente”, y escribe una columna en el The New York Times titulada “Diagnóstico”, que explora el mismo territorio de investigación que Doctor House , aunque sin los defectos de carácter de nuestro héroe ni sus relaciones melodramáticas con sus colegas.

“El programa no tiene reglas fijas. A veces, los guionistas elaboran una historia en torno a una enfermedad. En otras ocasiones, articulan la historia y luego recurren al que se ya se ha convertido en un formidable equipo de especialistas médicos en busca de una enfermedad adecuada para la situación”, dice Shore.

Es un proceso que puede llevar a extensas negociaciones para que el plano médico sea real y el programa se mantenga intacto. A los efectos de un necesario alivio, en las escenas sobre el trabajo clínico de House se incorpora una serie de problemas médicos paralelos. Esas escenas, a menudo, se basan en experiencias verídicas del equipo de producción: un chico que se traga un imán (el sobrino de Shore), por ejemplo, o un chico al que se le cubre el cuerpo de manchas rojas porque se acuesta desnudo en un sofá de ese color después de bañarse.

La exactitud médica, sin embargo, tiene una importancia vital. Doctor House tiene un nutrido público en todo el mundo, y en el equipo de producción nadie quiere arriesgarse a que los espectadores se autodiagnostiquen males inexistentes ni a que recurran a tratamientos inspirados por el programa que puedan agravar su situación. Cada tanto, el resultado del diagnóstico es delicioso y sorprendente. Por caso, en el episodio donde un agente de la CIA estaba convencido de que lo estaban envenenando, y al final se descubría que sólo estaba comiendo demasiadas nueces. Al propio Shore le fascinó enterarse de que hay un tipo de tumor cerebral que hace que el paciente no deje de mentir. Ese síndrome encajaba a la perfección en una de las frases preferidas de Gregory House: “Todos mienten.” Y, según señala Shore, también se relaciona con algo que caracteriza al programa: “Lo que el paciente oculta, sus secretos, por qué mienten”.

Para Sanders, el programa es una reivindicación de la idea de que el diagnóstico es un proceso que revela las vulnerabilidades, los puntos fuertes y las debilidades de todos; claro que no en la totalidad de los casos, pero sin dudas en los que son más interesantes.

“Antes de Doctor House -dice Sanders- el diagnóstico era apenas una frase: Lo siento, tiene leucemia . Todos vieron Love Story . Para mí, sin embargo, esa frase era sólo la punta de un iceberg fascinante.” El programa se inscribe en la tradición clásica de los misterios, declara. “Están las pistas, las pistas falsas, los tontos que se equivocan y un médico que compone todo de la forma correcta”, dice. Eso explica por qué el programa es mucho más que una inmersión en las páginas más oscuras de la enciclopedia médica.

Cuando Shore creó el programa, insistió en que las enfermedades fueran un vehículo para un drama más amplio, lleno de vueltas de tuerca psicológicas y dilemas éticos. Después de todo, como dice: “Los gérmenes no tienen motivaciones.” Gregory House descolla en los casos que no son evidentes, lo cual también supone demoler el mito de que los médicos hospitalarios son semidioses de su propio universo y que lo saben todo.

“Lo que Doctor House demuestra -declara Sanders- es que, en el camino de la verdad, a menudo nos equivocamos. Eso es algo de lo cual los médicos nunca han podido hablar.” El punto, sin embargo, no es revelar la incompetencia: “La incompetencia no es interesante. Lo interesante es cuando médicos muy inteligentes se equivocan.”

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Dolar hoy

24 hs gold price [Most Recent Quotes from www.kitco.com] Franco Suizo las 24 hs [Most Recent Exchange Rate from www.kitco.com] Yen las 24 hs [Most Recent Exchange Rate from www.kitco.com] Euro las 24hs [Most Recent Exchange Rate from www.kitco.com] Libra 24 hs [Most Recent Exchange Rate from www.kitco.com] Cobre las 24 hs
[Most Recent Quotes from www.kitco.com]
A %d blogueros les gusta esto: