//
you're reading...
Nacionales

Y Un día la gente le hizo zapping

POR JULIO BLANCK

Más que los problemas persistentes en la macroeconomía, más que la inflación y la inseguridad, más que el deterioro del empleo y las obstrucciones a quienes quieren comprar dólares. Más que el encierro progresivo en un grupo altamente ideologizado pero con poco entrenamiento para grandes desafíos políticos y de gestión. El dato nuevo y saliente de estos días, más que todo eso, es que una porción enorme de televidentes le hizo zapping a la Presidenta , cuando el lunes volvió a agobiar con la cadena nacional.

Fueron dos millones de personas las que huyeron del discurso presidencial en Capital y Gran Buenos Aires, que es donde se mide el rating. La televisión abierta entró en cadena y se cayó casi 20 puntos. La mayor parte de esa gente migró a los canales de cable. Se produjo el milagro: la audiencia sumada de los cables superó por poco a los canales de aire. Fue en ese rato -algo más de una hora- durante el cual Cristina nos entregó otra vez su visión sobre el mundo.

El episodio televisivo empezó y terminó allí. Pero está claro que el contexto en que se desencadenó el fenómeno no empezó allí ni termina en ese punto.

La cuestión es cómo reaccionan la Presidenta y sus subordinados incondicionales, frente a la constatación de que su vínculo con la sociedad entró en un período de deterioro . Y que esa erosión parece alcanzar incluso a una franja de quienes hace menos de un año hicieron que la reelección de Cristina fuera lograda con porcentajes de asombro.

La lógica binaria que domina la acción del Gobierno y las fuerzas oficialistas lleva todo a la fórmula amigo-enemigo . No les ha ido mal con esa simplificación brutal del debate y la cultura política. El discurso en blanco y negro, sin matices, es fácil de propagandizar, no exige grandes esfuerzos para ser entendido y se ha mostrado muy funcional operativamente. Tiene un solo problema: cuando se parte en dos, de modo irreductible, la percepción de cualquier tema, el riesgo es que de pronto la porción que queda del lado propio deje de ser mayoritaria . Si eso ocurre, no resulta sencillo recapturar la simpatía de algunos de los que fueron expulsados malamente de la vereda donde calienta el sol.

Trabajar en esa previsión supone cierta planificación de la acción política y la gestión de gobierno, cierta ponderación de los daños posibles, alguna noción sobre las razones que influyen en las variaciones del humor social. Si el gobierno de Cristina tiene esos saberes, no los está poniendo en práctica.

Según la información que a cuentagotas se filtra por las espesas paredes oficiales, es la Presidenta en persona quien controla y ordena las abundantes labores de propaganda de su gobierno. A ella le preocupa el relato hasta la obsesión.

Revisa las piezas que publicitan la gestión y que se difunden en Fútbol para Todos, y es la impulsora decisiva para el uso a destajo de la cadena nacional. Incluso de su reciente utilización en el horario central de televisión, como el lunes pasado, que tan malos resultados le dio al Gobierno, dejándolo a contramano de millones de personas .

Hay en ese terreno una diferencia notoria con la delegación parcial que Cristina hace en otras muchas áreas concretas; con Axel Kicillof, Guillermo Moreno, Ricardo Echegaray, Juan Manuel Abal Medina y cada vez menos el sonriente Julio De Vido, como bastoneros de sus decisiones estratégicas.

Ocurre todo esto en un momento en el cual las encuestas de opinión han mostrado, con ligeras variaciones, que la imagen de la Presidenta está en un descenso persistente , que hay ampliorechazo al proyecto de re-reelección transformado en el plan sin alternativas del cristinismo, que la economía empieza a resultar un dolor de cabeza importante para muchísima gente, a niveles equivalentes a la inseguridad. Por ejemplo, una medición hecha en la última semana por la consultora MBC-Mori en el área metropolitana, reveló que una amplia mayoría del 63% considera que la situación económica irá empeorando.

Con sus acciones recientes el Gobierno parece no haber tomado nota de que estas cosas están sucediendo, y de hecho actúa por momentos agravando el cuadro, con una falta de sensibilidad sobre el estado de ánimo social que hasta ahora no había mostrado.

Así, la Presidenta sigue contándonos que todo anda fenómeno. Abruma con sus 17 discursos por cadena nacional en lo que va del año, cuando Néstor Kirchner la usó dos veces en toda su presidencia. Sostiene que las restricciones a las importaciones, que son muchas y evidentes, se tratan apenas de “un mito urbano” . Y se deja llamar GenIA sin pudor, dejando florecer el campeonato de chupamedias en el que tantos de sus aplaudidores se anotan.

Anoche volvió a asomar Cristina, en su discurso desde la Casa Rosadacon el látigo en la mano , mal escondido detrás de la sonrisa. Más de lo mismo: descripción idílica y egocéntrica de la realidad, mención envenenada a cuánto viajan y cuánto gastan los argentinos, amenazas a los medios y descuartizamiento retórico de cualquiera que se atreva a plantear una mirada crítica. Esta vez le tocó al empresario Paolo Rocca, el jefe de Techint.

La Presidenta no debería sorprenderse después porque el humor social esté como está. Si alguien sigue haciendo lo mismo que estaba haciendo, no debería esperar otros resultados que los que ya está consiguiendo.

Un dato sugestivo de estas horas, además, es que frente a las encuestas que mostraban la percepción social de una realidad que se hace más complicada y preocupante , el aparato oficial sólo atinó a descalificarlas sin contraponer ninguna medición propia que dijese lo contrario.

Ayer este panorama cambió ligeramente. Una encuesta de la consultora Equis asegura que la Presidenta tiene un 61% de imagen positiva. También dice ese estudio, hecho en los grandes aglomerados urbanos del país, que las restricciones al dólar y a las compras con tarjeta en el exterior le preocupan poco y nada a una porción de encuestados que oscila entre el 75% y el 80%. Artemio López, director de Equis, es un defensor tenaz y sagaz del proyecto gobernante. Alguien tenía que ponerle el pecho a las balas.

En este escenario, la Presidenta y su gobierno conservan todavía unaenorme ventaja comparativa : sigue sin haber nadie enfrente que sea capaz de capitalizar los bolsones de descontento que parecen crecer en distintas franjas sociales.

Se atribuye a Napoleón esta frase: “Si ves a tu enemigo cometiendo un error, no lo distraigas” . Quizás algún jefe opositor, o un referente peronista que espera que llegue su momento, supongan que la sola  contemplación de las flaquezas del Gobierno alcanza para abrirles camino al poder. Pero esa es la mejor receta para la perpetuación de Cristina.

Comentarios

Los comentarios están cerrados.

Dolar hoy

24 hs gold price [Most Recent Quotes from www.kitco.com] Franco Suizo las 24 hs [Most Recent Exchange Rate from www.kitco.com] Yen las 24 hs [Most Recent Exchange Rate from www.kitco.com] Euro las 24hs [Most Recent Exchange Rate from www.kitco.com] Libra 24 hs [Most Recent Exchange Rate from www.kitco.com] Cobre las 24 hs
[Most Recent Quotes from www.kitco.com]
A %d blogueros les gusta esto: